El 1º robot de la argentina

Buscando anticiparse a algo que indefectiblemente “va a llegar”, el INTA Rafaela y la empresa DeLaval se embarcaron, hace tres años, en un proyecto inédito en el país y la región: instalar en el predio de la institución un VMS o ��Sistema de Ordeño Voluntario’, con el fin de evaluar su sustentabilidad en un esquema productivo representativo del país. Un recorrido por la tecnología del futuro que ya está entre nosotros.

Aunque para muchos sea más propio de la ciencia ficción que de la realidad del tambo, la robótica aplicada al ordeño es una tecnología con más de veinte años de desarrollo (en el ´92 fue lanzado a nivel global), adoptada hoy por unos 35.000 establecimientos comerciales en todo el mundo. Contralo que podría pensarse, además, su inicio se dio en explotaciones pequeñas de Europa, de 30 a 40 hectáreas, para cubrir un déficit de mano de obra, y no en grandes establecimientos altamente tecnificados. Para completar la saga de “falsos mitos” en torno al robot, actualmente el mismo viene siendo adoptado tanto en planteos estabulados como pastoriles, donde su versatilidad le hapermitido adaptarse perfectamente a las condiciones de producción. Debido a su más reciente incorporación (y de mayor complejidad), los estudios sobre su adaptación en planteos que combinan pastoreo con encierres estratégicos son bastante acotados.También lo es la información de manejo de estos sistemas en condiciones en donde, por ejemplo, existen períodos de estrés calórico muy marcadoso condiciones climáticas desfavorables para su funcionamiento.Esto fue, sin duda, lo que motivó al INTA (Centro Regional Santa Fe - EEA Rafaela) y a la empresa DeLaval a embarcarse en un proyecto inédito en el país y laregión: instalar en el predio de la institución un VMS (‘Voluntary Milking System’o ‘Sistema de Ordeño Voluntario’) con el fin de evaluar su sustentabilidad en un esquema productivo representativo de la Argentina. Para la entidad, lo que se busca es anticiparse a tecnologías que indefectiblemente“van a llegar”. “Nosotros estamos viendo que todas estas innovaciones en el corto o mediano plazo van a ser incorporadas por productores locales y de Latinoamérica. En este sentido, una de las funciones de una institución como el INTA es estar un poco más allá de la coyuntura y poder tener las respuestas técnicas, sociales,ambientales y económicas de un sistema de estas características”, explicó el Ing. Agr. Miguel Taverna, de dicha estación experimental, durante la visita de Infortambo al tambo robótico.Para la empresa de equipamiento, por su parte, se trata de validar en las propias condiciones locales una tecnología que viene a dar respuesta a uno de los grandes retos que enfrenta la actividad.“Uno de los mayores desafíos que enfrentala lechería es la dificultad para conseguir personal idóneo, entonces si nosotros podemos sustituir la tarea pesada y rutinaria, creo que le estamos dando una respuesta a la actividad, para que las nuevas generaciones se entusiasm en”,aseguró el Méd. Vet. Carlos Callieri, gerente de Bienes de Capital, presente también en la recorrida. El Convenio de Vinculación Tecnológica entre la compañía y el INTA se firmó a inicios de 2014. Pero la obra civil no se inició hasta enero del año siguiente, donde ambas partes aportaron recursos: el INTA puso el predio (28 hectáreas), los animales y la infraestructura;y De-Laval, las “tecnologías de precisión” a validar. Durante esta primera etapa fue muy importante el apoyo económico recibido por la Asociación Cooperadora de la EEA Rafaela del INTA, quien gestiona los recursos que se generan en la unidad.

Sistema de 3 vías

Todo sería hecho de cero, desde la parte edilicia, de corrales y callejones, hasta el sistema de tratamientode efluentes. En primer lugar había que buscar el sitio idóneo donde instalarlo − según tendido eléctrico, altura del campo, superficie, calidad de suelo, etc.− y definir su diseño, en el que participó en gran medida Marcelo Catalá, gerente de Grandes Proyectos de la compañía. La premisa era que fuera un planteo lo más representativo posible de un tambo comercial de la Argentina, con un porcentaje de la dieta a base de concentrado y forraje conservado, y otro de pasturas. Por recomendación de DeLaval, se optó por lo que llaman un “Sistema detres vías”, es decir con tres alternativas de alimentación: un corral con comida y dosáreas de pastoreo.. La secuencia de tránsito, como es lógico,varía estacionalmente. “En verano, las vacas están en el corral con pista de alimentación y sombra −se están terminando de poner los ventiladores− de 8 hs a 18hs y a las 18 hs automáticamente se las empieza a derivar hacia un área de pastoreo, donde están hasta la 1 de lamañana. Si en ese período una vaca vaa ordeñarse, se la vuelve a mandar a la misma pastura. A la 1 de la madrugada, el sistema las empieza a derivara la otra zona de pastoreo hasta las 8hs. Es decir, permanecen 10 horas en la pista de alimentación y 7 horas en cada pastura”, describió el Ing. Agr. PedroMazziotti, responsable de VMS y gerenciamiento del rodeo de DeLaval. En invierno, en tanto, los animales pasan la noche en el corral con TMR.

La dinámica misma del sistema hace que, visto de afuera, sea todo un grandes orden. No obstante, el robot conoce perfectamente dónde se encuentra y cuáles han sido los movimientos de cada vaca. “Si uno llega al tambo a las 2 de la mañana, va a ver que hay vacas en el corral de espera, otras en la pastura A y otras en la pastura B… ¡uno no entiende nada! El único que sabe dónde están y si está bien o no que estén allí es el robot”, advirtió Mazziotti, quien explicó que si bien las vacas se mueven mucho más durante el día, lo hacen también por la noche.

Permisos de paso

Todo esto es posible gracias a las puertas inteligentes de aparte, que autorizan o no el paso de los animales en función de la configuración elegida en el software. “El hecho de manejar todo con este tipo de puertas permite desarrollar modos para una vía, dos vías o tres vías… o si se incorpora una puerta más, de cuatro vías. Eso es lo bueno que tiene este sistema, su flexibilidad”,señaló Callieri. En el caso del tambo de Rafaela, cada puerta tiene tres opciones de salida, y así se maneja el tráfico entre las distintas áreas. Pero, ¿qué determina que una vacapase y otra no? Los permisos se otorgan,en este caso, por momento delactancia y por producción.“Se pretende que las que estén al inicio de la lactancia y más productorasde leche puedan ser ordeñadas con mayor frecuencia”, explicó Mazziotti. Cada vaca cuenta con un collar que es leído por un sensor ubicado antes de la puerta. Si la misma tiene permiso, las puertas inteligentes la derivan al sector de ordeño; de lo contrario, la hacen volver al mismo u otro sector de alimentación. Las vacas se acostumbran rápidamente a este manejo.El sistema de identificación electrónica vía collares (o caravanas en otros casos)posibilitan también el registro y seguimiento de los movimientos de cada animal,permitiendo conocer exactamente en qué momento ingresó y cuánto tiempo estuvo en cada área, ya sea en el corral como en los potreros.

Manejo del pasto

El manejo del pasto es fundamentalen un planteo de este tipo, ya que de su disponibilidad dependerán también las horas de permanencia en cada área. “Es muy importante conocer la cantidad de materia seca de la pastura”, relató Mazziotti. A la flexibilidad de adaptación en función de los recursos se le suma también la posibilidad de medir consumo. “El foco más importante es ver cuánta comida se la da en cada lugar y uanto comen de eso, medir la eficiencia de consumo…y a su vez, qué movimiento tienen durante el día”, agregaron los ingenieros agrónomos Jorge Ghiano de INTA Rafaela, encargado de manejo del rodeo y bienestar animal, y Luis Romero, encargad ode pasturas y forrajes conservados. Es decir, de la parte más operativa. Básicamente manejan dos rotaciones en el predio: un sector donde se hacen los cultivos para ensilar, como maíz, que luego formarán parte de la dieta TMRque se ofrecerá en el patio de alimentación y, por otro lado, la secuencia para pastoreo: una rotación de tres años de alfalfa pura, que se corta con un verdeo de invierno (por ejemplo, avena) y un verdeo de verano (por ejemplo, soja forrajera) para volver luego a alfalfa. Debido al riesgo de timpanismo de la leguminosa, la misma debe ser manejada con cuidado. En enero, mes en que concurrimos al tambo, contaban con una zona de pastoreo para liberar y suministraban carminativo en el balanceado provisto en el VMS.

“Premios” para el movimiento

La comida en el robot de ordeñe noes algo menor. De hecho, constituye uno de los atractivos para que la vaca se retire de la pastura. “Uno de los estímulos que tiene el animal es que sabe que ahí va a comer… pero hay un equilibrio que uno debe lograr. Si se le da mucho concentrado, la vaca se va a quedar más tiempo, demorando el ingreso de otra vaca. Lo que se busca esque el VMS esté ordeñando la mayor cantidad del tiempo para lograr más ordeñes y cosechar más leche”, explicó Mazziotti. Hoy tienen asignado un máximo de 2,5 kilos de balanceado porvaca en ordeño. Además, según los requerimientos, pueden recibir alimento extra en estaciones de alimentación ubicadas fuera del sector de ordeño.La ración que reciben en el patio de alimentación es la misma para todos los animales: al momento de nuestra visita, se componía de silo de maíz, semilla de algodón, harina de soja, grano de maíz molido y rollo de alfalfa. “Eso es lo único que todavía no podemos regular. Sí regulamos el balanceado, lo que se le suministra en el robot o en la estación de alimentación. Se formula la dieta con el nutricionista. (...)

 

Fuente: Infortambo - Agosto 2016

At DeLaval we use cookies to make your website experience better. You can change your web browser settings if you do not allow cookies or do not want cookies to be saved. Read more about how DeLaval handles cookies. I have read and accepted the information on how DeLaval handles cookies.